Skip to main content

Hola, mi mujer y yo este fin de semana hemos tenido la oportunidad de ayudar a mi compañero Oriol en una de las etapas de su reto personal de la100pics.cat. Le hemos ayudado a él y a su hijo en la aproximación y recogida de la etapa de la Pica d’Estats.

Antes de seguir leyendo, os tengo que avisar de dos temas que creo que son importantes:

  1. Pertenezco al colectivo de exmoteros que cuando éramos jóvenes (30 años menos y 30 kilos menos) vivíamos aventuras por las montañas que, salvando las distancias, se asemejaban mucho a lo que hace Oriol, aunque nosotros hacíamos más ruido y éramos más contaminantes…. y no lo hacíamos de forma continua cada día durante 12 semanas.
  2. Tengo una personalidad muy fría y eso me hace difícil entender la parte sentimental del reto de Oriol. Aunque quizás esto me permite también verlo con mayor perspectiva.

En base a lo anterior, podríais pensar que no estoy totalmente preparado para entender la aventura y reto personal de Oriol, y menos para opinar sobre ello. Es posible que sea así, pero lo voy a intentar…

Todo está muy bien planificado y los imprevistos que surgen se resuelven mediante un intenso trabajo en equipo (familia y amigos). Poco más tengo que añadir a este punto.

El reto físico y atlético creo que es muy fuerte, pero opino que Oriol está preparado para llevarlo a cabo. Desde que trabajo con él (hace ya seis o siete años) ha estado corriendo o yendo al gimnasio cada día por la mañana muy muy temprano. Creo que su cuerpo, y el cuidado con que lo trata y alimenta, está preparado.

La dimensión más difícil creo que es la mental: 84 días seguidos subiendo uno o dos picos cada día, viviendo en una autocaravana, no disfrutando de la compañía de la familia completa, lejos de casa, auto-exigencia para cumplir las metas, clima cambiante, imprevistos, agendas cambiantes de los acompañantes… En este caso creo que la perseverancia de Oriol junto al soporte de su familia y amigos van a ser claves para poder salir airosos en esta dimensión.

Lo que más miedo me da son las posibles lesiones. Cualquier torcedura de tobillo, caída, herida,… puede causar la cancelación de una etapa y un parón en la planificación prevista. Creo que la posibilidad de que esto suceda es muy alta, ya que la montaña es muy traicionera por más experiencia que se tenga. Aconsejo a Oriol llevar un ritmo más bajo del que él es capaz y ser muy muy cauto. Sé que esto es difícil ya que, sin querer, el corazón puede más que la mente y es fácil querer batir marcas y mejorar tiempos.

La experiencia me parece maravillosa y me causa (sana) envidia. También admiro todo el esfuerzo de planificación y logística necesario para llevarlo a cabo de forma satisfactoria.

Me estoy acostumbrando a recibir cada día las fotos y noticias de los picos que va ascendiendo sin ser consciente, muchas veces, del esfuerzo que hay tras cada una de esa noticia o foto. Lo que es cierto es que cada día me causa una alegría el ver que se van cumpliendo las etapas de su reto.

Espero que todo vaya avanzando muy bien ya que el 14 de septiembre tenemos otro día previsto de acompañamiento a Oriol, junto a un nuevo fin de semana en la montaña. ¡Ya tengo ganas!

Manuel Peña.